El Masaje en La Edad Media

Siguiendo con la historia del masaje esta semana pasamos a la Edad Media. Esta época fue un periodo en el que los movimientos y avances científicos o culturales sufrieron un retroceso muy importante. Con la caída del Imperio Romano en Europa se produjeron diferentes invasiones. Desde el sur llegó el Islam que ya vimos en el post anterior y desde el norte llegaron los visigodos..

Por otro lado la religión cristiana se extendió por Europa impregnando las costumbres populares de una férrea moral. En una contraposición a las culturas clásicas que promulgaban el culto al cuerpo, el cristianismo consideró el cuerpo humano como un instrumento del pecado por lo que debía ser escondido y martirizado. Por esta razón el masaje se consideró como algo sucio y pecaminoso considerándose la enfermedad como un castigo por los pecados cometidos. Así que no nos puede extrañar que las termas o baños, palestras y gimnasios fueran cada vez menos concurridos hasta caer en el olvido así como la práctica del masaje.

La Iglesia consideró que el masaje proporcionaba un alivio al dolor y un descanso a un cuerpo que si enfermaba era por un castigo divino. Además, como todos conocemos, el masaje proporciona al cuerpo un placer que, a causa de la moral represiva era considerado como algo inmoral. Es por esta razón que quedaría relegado a los lupanares y casas de prostitución donde las prostitutas lo utilizaban para dar placer a sus clientes. Y ese estigma se prolongó durante siglos considerando el masaje como una práctica frívola y únicamente destinada al placer. 

Pero por suerte para las terapias manuales la historia del masaje no acaba en la Edad Media. Gracias a personalidades como Gazio, Fuschs o Paracelso que estudiaron la relación del ejercicio y el masaje sobre la salud. Paracelso (1493-1541), fue un médico y alquimista suizo que defendió la práctica del masaje como tratamiento terapéutico aunque no consiguió grandes éxitos.

Así también la figura de Marco Polo fue muy importante para las terapias manuales en Europa, pues de sus viajes por Asia trajo al viejo continente prácticas como la reflexología o nuevas técnicas de masaje. Estas nuevas técnicas tuvieron gran éxito entre las damas de la época en Italia en el cuidado corporal y la belleza. De esta manera las mujeres occidentales pudieron volver a disfrutar de los cuidados que nunca dejaron de practicar las mujeres orientales. Aunque también debemos tener en cuenta que, aunque eran prácticas prohibidas por la Iglesia, parte de la población disfrutaban de estos cuidados de manera clandestina.

Advertencia

 

Todos los contenidos publicados en la web, blog y redes sociales de Qmasajes son de carácter informativo y en ningún caso deben considerarse un sustituto del diagnóstico y asesoramiento médico recibido. La información aquí contenida no deber usarse para el diagnóstico ni el tratamiento de ninguna patología. Si tiene algún síntoma o enfermedad acuda a un médico especialista o, en caso de urgencia, llame al teléfono de urgencias de su localidad. Los enlaces a otros sitios sólo tienen fin informativo, no significa que estén aprobados por Qmasajes. 

Posted by cristinajuarezgaliano 25/11/2013

Escribir comentario

Comentarios: 0